La economía social se consolida como motor para generar empleo

Durante 2010 se constituyeron 856 nuevas sociedades cooperativas, lo que supuso 10.682 nuevos socios, un incremento de casi el 5% respecto a 2009

 

La Confederación Española de Economía Social (Cepes) celebró el pasado mes de abril su asamblea general. En el acto, celebrado en el Palacio de Congresos de Madrid y enmarcado dentro de la jornada ‘La Economía Social se consolida’, se destacaron datos como la constitución en 2010 de 856 nuevas sociedades cooperativas, lo que supuso 10.682 nuevos socios, un incremento interanual, respecto al 2009, del 4,4%.
Otro elemento significativo, ha sido el comportamiento de los Centros Especiales de Empleo que durante el 2010 crearon 8.890 nuevos puestos de trabajo respecto a 2009. Situación similar a las empresas de inserción, donde se generaron 17 nuevas empresas y 860 empleos.
El resto de las familias de la economía social también mejoraron sus datos respecto al 2009, lo que explica los resultados, la efectividad de este modelo de empresa en situaciones de crisis como la actual, una vez demostrado también que en épocas de bonanza su crecimiento ha estado por encima de la media.

El presidente de Cepes, Juan Antonio Pedreño, resaltó que con estos datos queda demostrada la capacidad que tienen las entidades del sector “para solventar diferentes desequilibrios del mercado laboral, así como su fortaleza para potenciar el desarrollo local y fomentar la igualdad de oportunidades para una mejor cohesión social, como refleja la reciente aprobación de la Ley de Economía Social.”.
También incidió en la importancia que tiene para el sector la no deslocalización de las empresas, puesto que estas empresas constituyen frecuentemente el único tejido empresarial en amplias zonas rurales, siendo en muchos casos la única fuente de creación económica en dichas zonas, evitando así la despoblación y la degradación económica y ecológica de esos entornos.
Para constatar de forma cuantitativa estos datos, Pedreño anunció que Cepes va a publicar un estudio, en el que destacan resultados como el porcentaje de integración de personas con discapacidad en las empresas de economía social, donde se alcanza el 34,3%, frente a las empresas mercantiles donde este porcentaje apenas se sitúa en el 0,16%.

En el informe también se avanza que el colectivo de mujeres que trabaja en el sector asciende a un 45,2%, mientras que en las mercantiles es de un 33,9%. Resultados similares se obtienen en cuanto a la inserción laboral de las personas menores de 25 años y mayores de 54 años.
Pedreño apuntó que están trabajando para poder aportar a los diferentes grupos políticos de cara a las próximas elecciones generales una serie de ideas, reformas, proyectos, medidas y acciones que permitan seguir generando más empleo y más riqueza.
Entre los asistentes a la asamblea se encontraban el ministro de Trabajo e Inmigración Valeriano Gómez, y la secretaria de Estado de Empleo, Mari Luz Rodríguez. Gómez subrayó el “buen comportamiento” de las empresas de la economía social durante la crisis, “que siguen manteniendo su compromiso con la economía y el país”.
Rodríguez, por su parte, valoró que la economía social “debe ser el eje vertebrador de las políticas activas de empleo”, así como estar de forma presente y activa en el nuevo modelo productivo que se está gestando. La secretaria de Estado de Empleo señaló que aparte de la búsqueda de la eficiencia económica, convendría que el mundo empresarial acogiera los valores sociales de la economía social.

Proyectos de cooperación al desarrollo

Cepes acaba de publicar un informe en el que se detalla la apuesta de la economía social en materia de cooperación. El análisis corresponde al estudio de 47 proyectos pertenecientes a 14 entidades socias de la patronal. Entre los datos cabe destacar que el total de los fondos gestionados por estas entidades es de 20 millones de euros, siendo el 30% cofinanciado por la economía social (6.142.762 euros).
El objetivo principal del informe es dar a conocer y poner en valor la actuación del sector, con actividades que contribuyen a reducir los niveles de pobreza de los 27 países donde actúa. Este planteamiento responde a la prioridad marcada por el Plan Director de la Cooperación Española 2009-2012 que identifica a la economía social como un actor que “debe jugar un papel relevante en la cooperación para el desarrollo, especialmente en aquéllos ámbitos relacionados con la promoción del tejido económico”.
Los 47 proyectos se centran en la creación de empleo para mujeres, personas con discapacidad y otros grupos vulnerables, apoyando especialmente su capacidad emprendedora a través de programas de formación y asesoramiento. También buscan generar riqueza a nivel local, siendo las empresas de economía social el motor de desarrollo económico de zonas rurales y urbanas desfavorecidas, asegurando también a través de varios proyectos, el acceso a servicios básicos como la educación o la salud, allí donde las Administraciones públicas no tienen medios para actuar.
Cepes ejecuta sus proyectos en 27 países, la mayoría de América Latina, siendo Colombia, Paraguay, República Dominicana y Panamá donde más presencia tiene. Fuera del área latinoamericano, la cooperación se focaliza en diversos países del Mediterráneo, Marruecos y Argelia principalmente, y otras naciones africanas como Chad, Mozambique, Ruanda y Senegal.
El estudio está disponible en la siguiente web: http://www.cepes.es/media/docs/Informe%20ES%20y%20COOPERACION%20AL%20DESARROLLO%202011.pdf